Grados de humildad

Grados de humildad

El término humildad viene del latín humilis que se traduce no solamente como ‘abajarse’ sino también como ‘humus’ o tierra, ya que en el pasado se pensaba que las emociones, deseos y depresiones eran causadas por irregularidades en las masas de agua. Debido a que el concepto alberga un sentido intrí

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Esclarecer la esperanza

Esclarecer la esperanza

Por Alfredo Rubio de Castarlenas . Hoy día muchas personas lamentan la ausencia de razones para tener esperanza. Y sin embargo casi todo el mundo quiere tenerla.La persona humana siente hambre y sed de esperanza, pero muchas veces este anhelo es difuso y también, desgraciadamente, oscuro. A pesar de

  Rubio de Castarlenas Alfredo
No te temo, Señor, que eres mi amigo

No te temo, Señor, que eres mi amigo

SONETO XXXIINo te temo, Señor, que eres mi amigoSólo temo no amarte lo suficiente; o sea sin ardor, cual inconsciente de tu gigante amor para conmigo.Quiero quererte más, No lo consigo a pesar de mi esfuerzo permanente. Debería vibrar divinamente para poder mejor estar Contigo.Envíame tu Espíritu de

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Amar y servir

Amar y servir

Jesús en el mismo lugar y en la misma ocasión de la Última Cena, nos dio esos dos Mandamientos Nuevos: «Amaos los unos a los otros como yo os he amado» X(Jn. 15,12) y cuando les lavó los pies: servíos unos a otros como yo he hecho (cf.Jn. 13,14). En ambos casos, dio ejemplo de lo que predicaba. Sabe

  Rubio de Castarlenas Alfredo
El amor no se manda, se regala

El amor no se manda, se regala

Si se quieren obtener cosas a base de mandar, hay algunas que no se pueden lograr exigiendo obediencia. La amistad y el amor no es posible obligarlos. O surgen libremente o no son auténticos. Nadie puede decir a otra persona: ¡te mando que me ames!Por eso todo aquél que disminuya, constriña, presion

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Vísperas de Subdiaconado

Vísperas de Subdiaconado

Alfredo Rubio de Castarlena (1919-1996) Esta noche, Señor, de prontola nada se abrazó a mi cuerpo.Y me ahogaba, Señor…¡Cómo pesa la nada!Mañana tu Enviado–báculo, mitra–me llamará.Y yo daré un paso hacia adelantesimbólico, viril,decisivo,solemne.*Esto serápoco después del alba. ……………………………………………No m

  Rubio de Castarlenas Alfredo
¿Por qué me hice sacerdote?

¿Por qué me hice sacerdote?

¿Por qué me hice sacerdote? Ante todo, por la inmensa, desconcertante, gracia de Dios. Empecé mis estudios para el sacerdocio al borde de los treinta. ¿Hora tercia?¿Cómo llegué a esta decisión?La pazEn el año 1935 había ingresado en la universidad. Cursaba ciencias exactas para pasar luego a la escu

  Rubio de Castarlenas Alfredo
El payaso tonto, el listo y el hombre del frac

El payaso tonto, el listo y el hombre del frac

El payaso gusta a los niños porque éstos se ven reflejados en él: al niño le gusta ir disfrazado, grotesco, sucio, desaliñado, pintarrajeado. Es una expresión de libertad, de reírse de los convencionalismos de los mayores; el niño se cree listo, a la vez inocente, como el payaso, aunque los «listos»

  Rubio de Castarlenas Alfredo
El real trasfondo de la fraternidad

El real trasfondo de la fraternidad

Todo el mundo conoce este concepto, basado ciertamente en la realidad, de hermanos de sangre, por ser hijos de un mismo padre y madre. Incluso muchos, hurgando en los parentescos, descubren que son primos en primero, segundo o tercer grado.Pero hay otro concepto -también real- más hondo y más amplio

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Enterradme de pie

Enterradme de pie

Enterradme de pie.Me dicen que habrá tanta genteque faltará tierra a la tierra. Sí, enterradme de pie;no quiero disputar a los vivientesunos palmos de superficie.También podrían ser hermososlos cementerios verticales,como altos rascacielos,cipreses de cemento engrisecido. Sí, sí. Enterradme de pie.L

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Perdonar

Perdonar

Perdonar es firmarcon sangre un cheque en blancoy dejarlo sin trabas encima de la mesaal descansado alcancede quien, habiéndose arrepentido,anhele regresar ¡y venga!a la mansión amiga. Si aquéllos que nos maltrataron,persistiendo en su alejamiento,quisieran ser ladronesde este leve papel azul,¡de na

  Rubio de Castarlenas Alfredo
¿Qué es la esperanza?

¿Qué es la esperanza?

Es un esperar sabiendo que no es vano este esperar lo que se anhela. ¿Y cómo sabremos que no es mera ilusión nuestra espera?Si confiáramos que los seres humanos ¡tan limitados siempre! fueran ellos mismos la garantía de aquello que nos prometen, entonces sí que se comprende que nuestra esperanza dud

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Crear y conservar

Crear y conservar

El ejemplo más claro de que los hombres pueden hacer algo parecido a lo que se expresa con el verbo crear, es procrear: engendrar un hijo, a quien un día deberán depositar de pie en medio del mundo.Hoy se habla por todas partes de paternidades y maternidades responsables. No cabe duda; lo más serio

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Soneto con monótono estrambote a un joven que cree perdió la fe y sin embargo ama

Soneto con monótono estrambote a un joven que cree perdió la fe y sin embargo ama

De cómo la Fe se torna Caridad¿Pero no sabes tú que la razóntan sólo sirve para aupar la duda?¿Qué más es sinrazón que queda mudasi osas pedirle alguna afirmación?La fe se ha huido de este torreón,y baja como alada, bien desnudapara dar en diaria, flecha aguda,y refugiarse así en tu corazón.Desde ah

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Sin mancha

Sin mancha

Todos sabemos que Cristo en la cruz, muriendo por amor a nosotros, es como un faro que guía nuestro caminar por el mundo. Para ser capaces también, de desgranar nuestra vida en el amor a nuestro prójimo. Para llevarles a la justicia, a la paz, a la alegría y a la caridad.Junto a la cruz sabemos que

  Rubio de Castarlenas Alfredo
No es un día vacío

No es un día vacío

El día de la conmemoración de Nuestra Señora de la Claraesperanza, es precisamente el Sábado Santo.El Viernes anterior concluye con la Crucifixión de Nuestro Señor. En ese día la advocación mariana que se recuerda, es la Mater Dolorosa traspasado su corazón por siete puñales de amargura con su Hijo

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Dolor y esperanza

Dolor y esperanza

Hay tiempos en nuestra vida en que la esperanza es fácil. Son periodos, podríamos decir, de Navidad en nuestro corazón. Cuando uno es joven y la vida está por delante, todo es esperanza. A veces, incluso, se tiene la alegría de saber que esta esperanza se verá, con mucha probabilidad, colmada de rea

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Comer hierba en Lourdes

Comer hierba en Lourdes

Algunos amigos míos, escépticos de vocación y oficio, me han preguntado a veces por el «mensaje» –si es que hay alguno– de Lourdes, pues todo lo que allí acontece les parece folklórico y harto anacrónico.A pesar de haber estado yo allí varias veces, no podía responderles con exactitud. Recientemente

  Rubio de Castarlenas Alfredo
¡Buenos días mi hermosa libertad!

¡Buenos días mi hermosa libertad!

¡Buenos días mi hermosa libertad! De pronto el alba ya me ha despertado y un saludo muy rápido te he dado. ¡Eres tesoro de mi mismidad!¿En qué yo invertiré tanta beldad? ¿Qué cosa será digna de este alado libre albedrío con que me he hallado? ¡Sólo el amor, es digno, en mi verdad!¿Por dónde andar se

  Rubio de Castarlenas Alfredo
Aceptarse a sí mismo, es la base

Aceptarse a sí mismo, es la base

Difícil tema el de la «convivencia», eso que todos tanto deseamos y que tan mal llevamos a cabo. Son innumerables los problemas de comunicación que se dan en los pequeños grupos humanos. Y hasta resulta a veces duro convivir cada uno consigo mismo.Si no somos capaces de coexistir felices unos con ot

  Rubio de Castarlenas Alfredo
A grandes males, un gran remedio: El humor

A grandes males, un gran remedio: El humor

Basta leer cualquier periódico, escuchar cualquier telediario, para saber que la situación del mundo sigue siendo altamente preocupante: la explosiva deuda externa de los países cada vez más pobres y desesperados, el hambre y la sed de ingentes multitudes. Guerras que no acaban, y cruelísimas, que o

  Rubio de Castarlenas Alfredo